viernes, octubre 9

Everlong (Historia XL)

Generalmente las despedidas son alegres, al menos para mi. Y es que generalmente las personas con las que me despido son mas un karma que un placer. Asimismo, las personas que alegran mi vida no se despiden jamás puesto que aunque temporal y espacialmente estemos muy distanciados sus recuerdos y experiencias me acompañan.

Hoy puedo afirmar que ha sido la primera vez que una despedida me ha roto por dentro. Que no he querido que suceda. Por primera vez el “te extraño” será mi enemigo.

Como dice el poeta urbano Grohl: Solo quiero la promesa de que nunca te detendrás…

No hay comentarios.: